Destaka

logo-destaka
La diferencia entre hacer un vídeo con testimonios o con voz en off.
  1. Inicio
  2. /
  3. Producción audiovisual
  4. /
  5. La diferencia entre hacer un vídeo...

La diferencia entre hacer un vídeo con testimonios o con voz en off

A la hora de realizar un vídeo corporativo, se nos pueden plantear dudas sobre la diferencia entre hacer un vídeo con testimonios o con voz en off que apoyen a las imágenes. Son varios los pros y los contras de emplear uno u otro recurso. Aquí os hacemos un pequeño resumen de las ventajas y desventajas de usar cada una de éstas opciones.

Objetividad:

Si optamos por un vídeo con voz en off, ganamos objetividad. El locutor del vídeo es alguien completamente ajeno a la organización, que habla de una determinada empresa. No hay vínculo estrecho con la organización, por lo que el locutor, se convierte en un narrador de una pequeña historia acerca de una determinada empresa
Subjetivamente hablando, nuestro cerebro percibe como una información más veraz aquellas declaraciones de alguien que «supuestamente» no tiene nada que ver con la empresa. Por este motivo, si optamos por testimonios de gente vinculada a una empresa, nuestro mensaje perderá credibilidad, ya que esas personas tienen intereses personales en ese negocio u organización. En cierta manera, queda menos “profesional”, siempre hablando de la objetividad del vídeo. Nuestras sensaciones pueden encaminarse:

Técnica:

En el apartado técnico, la voz en off queda mucho mejor, ya que la grabación se hace en estudio, con micrófonos de gran calidad, y por locutores profesionales que cuentan con varios registros de voz y dotan al vídeo de cadencia y ritmo adecuado.

Sin embargo, si contamos con testimonios, perdemos esa profesionalidad, nos encontraremos con ruidos externos y el sonido no será tan limpio, aun contando con los mejores productos del mercado. Hay situaciones que no podemos controlar, y por ejemplo, una obra o el tráfico pueden arruinar el audio de nuestro vídeo corporativo.

Empatía:

El ser humano empatiza mucho más cuando pone cara a la persona que le está hablando. La información se transmite de una manera más clara y el receptor llega a tratar de igual al emisor del mensaje. Por este motivo, cuando un trabajador ofrece un testimonio, lo que está haciendo es crear una visión personal, creíble y de primera mano de su empresa, que resulta muy cercana a la gente que recibe esa declaración. Estamos poniendo “cara” a la empresa, y por ese motivo visionamos mejor en nuestra mente una determinada marca. Esa empatía la perdemos con la voz en off, ya que esa información es más impersonal. El locutor se convierte en un narrador y no “aparece en escena” en ningún momento. A la hora de realizar un vídeo corporativo, este aspecto es muy importante, ya que sólo aparece en uno de los tres canales de información (imagen, texto y locución), por lo que debemos tener más imágenes de recurso.

Locuror Vs empleado:

No olvidemos que los guiones los realizan profesionales que saben perfectamente la estructura literaria de un vídeo y tienen recursos suficientes para enfrentarse a un texto. Además, saben de lenguaje audiovisual, por lo que cuentan en todo momento con imágenes que apoyen un determinado texto. ¿Qué quiere decir esto? Que es un guión cerrado, creado por profesionales y locutado por expertos que saben entonar, pronunciar y dar énfasis a cada una de las oraciones del texto. Esto se traduce en que no hay “sorpresas” en el vídeo y, por tanto, habrá una fluidez y una belleza estética que hará atractivo el resultado final de nuestro proyecto.

Sin embargo, con los testimonios perdemos todo esto. Los textos, aunque siempre le echará un vistazo la productora, están sujetos a variaciones del entrevistado y a su manera de expresarse. Además, no son profesionales, y en ocasiones, el nerviosismo de ponerse frente a una cámara pasa factura y se refleja en el resultado de nuestro vídeo. Es obligación de la productora, minimizar “daños” y aconsejar sobre las buenas prácticas a la hora de enfrentarse a un testimonio.

Tiempo:

El tiempo es otro de los factores claves para decidirse por uno u otro formato. Mientras que la locución se hace de manera independiente al rodaje y ya está cerrada en la fase de preproducción, los testimonios hay que realizarlos durante el rodaje, algo que suele llevar más tiempo de lo esperado, lo que encarece el presupuesto del vídeo.

Como podemos ver, cada una tiene sus ventajas e inconvenientes. Si no nos decidimos siempre existe la posibilidad de emplear ambas técnicas en el mismo vídeo.

Si necesitas ayuda o asesoramiento sobre tu vídeo con voz en off o testimonio, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Abrir chat
Hola! ¿Cómo podemos ayudarte?