videomarketing

En cuanto te levantas miras el móvil, visitas instagram, tiktok, facebook e incluso whatsapp y comienzas a consumir videos. De otros.

Al final de día has visto y compartido muchísimos videos de todo tipo y procedencia. Y ninguno habla de ti o tu proyecto.

¿Por qué?

Ahora que hemos determinado lo importante que es vídeo, vamos a ver porque a día de hoy es una herramienta de marketing esencial.

  • La gente ya no lee, prefiere ver vídeos.
  • Los vídeos generan más confianza y engagement que cualquier otro tipo de contenido.
  • Los vídeos se comparten más fácilmente en redes.
  • Un vídeo ayuda a tomar decisiones de compra importantes.

Y muchos más motivos y todos ellos son verdades como puños.

¿Por qué no usas el vídeo para promocionar tu empresa y servicios?

Seguro que alguna de las 10 excusas que hemos preparado la has usado alguna vez para justificar no hacer videos.

¿Sabes que si buscas en youtube tus servicios el que aparece es tu competencia y no tú?

Las 10 razones por las que no estás usando el vídeo para tu empresa

  • El vídeo es caro.

    Lo siento pero no. No es caro. Un vídeo costará todo lo que tú quieras que cueste, lo que significa que siempre habrá una estrategia de vídeo marketing apropiada para tu presupuesto. No requerimos de un presupuesto de Hollywood para todas las campañas. Se trata de encontrar qué puedes hacer con tus propios medios (o invirtiendo una pequeña cantidad) para crear algo que de verdad aporte a tu comunidad. Algo útil, no caro.

  • Mejor no hacer nada que hacer algo cutre.

    Lo importante es estar ahí y darse a conocer con cualquier herramienta disponible. Tienes una idea, haz un vídeo. Tienes un nuevo servicio, haz un vídeo. Tienes un nuevo cliente, haz un vídeo con él y promocionaros mutuamente. Perdemos más tiempo pensando en como hacer el vídeo que haciéndolo. No te lo pienses. Es mejor que sea imperfecto a no hacerlo. Cuando el producto esté probado y veas que existe una conexión con tu potencial audiencia, entonces invertirás más tiempo, dinero y esfuerzo en profesionalizarlo. Pero lo importante al principio es medir, medir y medir.

  • Prefieres apostar por otro tipo de contenidos.

    Llevas mucho en esto de las redes sociales y ya lo has probado todo. Monitorizas facebook, sabes los hashtags que más funcionan cada día, y tienes a punto esa foto del café para dar los buenos días mañana a primera hora. Pero... y si le das un toque extra? un vídeo a la semana puede darle a tu marca ese punch que te falta, ya que el vídeo es el contenido al alza en estos momentos.

  • No tienes ni idea de hacer vídeos.

    ¿y? Te lo vas a pasar bomba haciéndolos. Es como montar en bici, hoy tienes una idea y de esa idea saldrán dos más, así hasta el infinito. No importa cómo empieces, lo importante es disfrutarlo.

  • Ya has probado a hacer un video y no funcionó como querías.

    Eso es el pan nuestro de cada día. A lo mejor no era el momento para ese tipo de vídeo, puede que fuera un vídeo demasiado directo, los astros no estaban a tu favor.... Primero, nadie quiere ver anuncios en sus redes sociales, quieren ver videos graciosos o que aporten valor, por ejemplo video nuggets (ya hablaremos de ellos en otro post). Averigua que les gusta a tus clientes, que le aporta valor a tu empresa, habla de tí, de tu organización, de tus empleados, crea un vínculo con el espectador. No solo hables de tu producto y de porque deben comprarlo.

  • No entiendes como debes comunicarte con tus clientes.

    El mensaje no cambia, pero sí lo hace el lenguaje. Con los vídeos pasa lo mismo: debemos adaptar nuestros vídeos, pero no nuestro mensaje, para la audiencia a la que van dirigidos. Es así de sencillo. Sea como fuere, siempre deberemos escuchar atentamente, y buscar que tipo de contenido consume nuestro publico objetivo.

  • No conoces a tu audiencia.

    Ese es un error muy gordo, y sólo tú eres el culpable. Culpable por no escuchar, por no preguntar, por no analizar y por no preocuparte. Pero sobre todo culpable por disparar al aire. La mejor forma de conocer a tu audiencia es analizar el mercado y a la competencia. Para ello puedes crear varios tipos de video y ver cuales funcionan mejor. Crear conversación con los espectadores preguntándoles directamente que les gustaría conocer de tu proyecto.

  • No quieres que tu negocio crezca más.

    En ese caso enhorabuena. Pero si estás entre el 99,99% restante de empresarios, necesitas el vídeo para crecer y darte a conocer. Estás harto de ver vídeos de la competencia.

  • No tienes tiempo.

    Mentira. El problema es que hacer un vídeo no esta entre tus prioridades. Pero... ¿Y si los viernes le dedicas una hora para pensar en el vídeo de la semana siguiente? Sólo tienes que sentarte, ver los videos de la competencia, analizar los puntos fuertes y ver en que han fallado para poder añadirlo a tus videos. En el momento en el que tengas la idea clara, tú mismo buscarás el tiempo para empezar a grabar tus vídeos. Porque habrás encontrado la motivación suficiente.

  • No quieres salir en cámara.

    El que tiene vergüenza, ni come ni almuerza. No hace falta que te pongas delante de la cámara, es verdad que aporta más valor ponerle cara a la empresa, pero puedes hacer videos hablando de productos y servicios. Creando contenido sobre tu sector, hablando del santo del día... Las opciones son infinitas, solo tienes que intentar conectarlo con tu proyecto y asi crear un contenido atractivo.

Ponte a hacer vídeos YA.

Tu idea, tu baza más importante.

No me canso de decir que lo que me gusta de vivir en el futuro es que estamos todos al mismo nivel. Marcas y usuarios.

Si tu idea es buena, el mundo se va a enterar.

Ponte en manos de un profesional, déjate aconsejar y que te ayuden a crear una campaña de vídeo que sea una pasada. No lo dudes. Empieza a usar el vídeo. YA.

Haz videos que la gente quiera ver, comentar y compartir. Algo que enriquezca al que lo vea. Entonces tu marca crecerá.